Risperidona

NOMBES COMERCIALES:
Risperdal, Risperin.

ACCION TERAPEUTICA:
Antipsicótico de segunda generación.

PROPIEDADES:
Risperidona es un nuevo agente antipsicótico perteneciente a una nueva clase de antipsicóticos, los derivados bencisoxazólicos.

Propiedades farmacodinámicas
Risperidona es un antagonista selectivo monoaminérgico con propiedades únicas. Exhibe alta afinidad por los receptores serotoninérgiocs 5-HT2 y dopaminérgicos.
Risperidona se une también a los receptores alfa 1 adrenérgicos y, con menor afinidad, a los receptores H1 – histaminérgicos y alfa 2 adrenérgicos. Risperidona no tiene afinidad por los receptores colinérgicos. A pesar que risperidona es un potente antagonista de los receptores D2, efecto que es considerado mejora los síntomas positivos de la esquizofrenia, causa menos depresión de la actividad motora e inducción de catalepsia que los neurolépticos clásicos. El balance del antagonismo central de la dopamina y serotonina podría reducir los efectos adversos extrapiramidales y extender su efectividad terapéutica sobre los síntomas negativos y afectivos de la esquizofrenia.

Propiedades farmacocinéticas
Risperidona se absorbe completamente luego de su administración oral., alcanzando concentraciones plasmáticas pico dentro de la hora u 2 horas. La absorción no se afecta por la comida y por lo tanto risperidona puede ser administrada en presencia u ausencia de alimentos.
Risperidona se metaboliza a través del citocromo P-450 IID6 a 9 hidroxi-risperidona el cual tiene un perfil de actividad farmacológica similar al risperidona. Risperidona y 9 hidroxi-risperidona forman la fracción antipsicótica activa. Otra vía metabólica de risperidona es la N-dealquilación.
Después de la administración oral a pacientes psicóticos, risperidona se elimina con una vida media de aproximadamente 3 horas. La vida media de eliminación del 9- hidroxi- risperidona y de la fracción antipsicótica es de 24 horas.
El estado estable de risperidona se alcanza dentro del primer día en la mayoría de los pacientes. El estado estable de 9 hidroxi- risperidona se alcanza dentro de los 4 – 5 días de la administración. Las concentraciones plasmáticas de risperidona son proporcionales con la dosis dentro de los rangos terapéuticos.
La farmacocinética de risperidona, 9 hidroxi risperidona y la fracción activa en niños es similar en niños que en adultos.
Risperidona es rápidamente distribuida. El volumen de distribución es de 1-2 l/kg. En plasma, el risperidona se une a la albúmina y a la glucoproteina ácida alfa1. La unión a proteinas de risperidona es del 88% y la de 9 hidroxi – risperidona es del 77%.
Una semana después de la administración, 70% de la dosis se excreta por la orina y 14% por las heces. En orina, risperidona y 9 hidroxi – risperidona representa el 35-45% de la dosis. El remanente son metabolitos inactivos.
Un estudio de dosis única mostró mayores concentraciones plasmáticas activas y una disminución del clearance de la fracción antipsicótica activa en un 30% en pacientes de edad avanzada y en un 60% en pacientes con insuficiencia renal. Las concentraciones plasmáticas de risperidona fueron normales en pacientes con insuficiencia hepática, pero la fracción libre media de risperidona en plasma aumentó en aproximadamente un 35%.
Los pacientes con deterioro renal tienen una menor capacidad de eliminar la fracción antipsicótica activa que los adultos normales. Los pacientes con deterioro de la función hepática tienen aumentos en la concentración plasmática de la fracción libre de risperidona.
Sin considerar la indicación, la dosificación inicial y consecutiva debe ser dividida, y la titulación de la dosis debe ser más lenta para pacientes con deterioro renal o hepático.
Risperidona debe usarse con precaución en estos grupos de pacientes

Datos de Seguridad Preclínica:
En estudios de toxicidad (sub) crónica, en los cuáles la dosis fue iniciada en ratas y perros sexualmente inmaduros, se presentaron efectos dosis dependientes en el tracto genital masculino y femenino. Estos efectos se relacionaron con el nivel elevado de prolactina resultantes de la actividad bloqueante de los receptores D2 de Risperidona
Todos los otros datos de seguridad que tiene interés para el médico responsable de la prescripción figuran en la sección correspondiente

INDICACIONES:
Risperidona se recomienda en el tratamiento de pacientes con esquizofrenia, incluyendo primer episodio psicótico, exacerbaciones agudas, esquizofrenia crónica y otras afecciones psicóticas, en las cuales los síntomas positivos (como alucinaciones, delirios, trastornos del pensamiento, hostilidad, recelo) y/o los síntomas negativos (como aplanamiento afectivo, repliegue emocional y social, pobreza del lenguaje) sean notorios. Risperidona también alivia los síntomas afectivos (como depresión, sentimiento de culpa, ansiedad) asociados con la esquizofrenia. Además, Risperidona se recomienda para el tratamiento a largo plazo para la prevención de recaídas (exacerbaciones agudas en pacientes esquizofrénicos crónicos).
Risperidona esta indicado como terapia adyuvante a estabilizadores del ánimo en el tratamiento de episodios maníacos en trastorno bipolar. Estos episodios se caracterizan por síntomas tales como: estado de ánimo elevado, expansivo o irritable, autoestima exagerada, disminución en la necesidad de sueño, aceleración del pensamiento o empobrecimiento del juicio incluyendo conductas agresivas o disruptivas. La eficacia de Risperidona en combinación con litio o valproato se estableció en un ensayo con control de placebo (3 semanas de duración) con pacientes que cumplían con los criterios DSM-IV para el Trastorno Bipolar I quienes comúnmente mostraban un episodio mixto o maníaco agudo con o sin características psicóticas. La efectividad de Risperidona para uso a largo plazo, por más de 3 meses, en el tratamiento de un episodio agudo o para uso profiláctico en manía, no ha sido sistemáticamente evaluado en ensayos clínicos controlados. Por lo tanto, los profesionales médicos que deciden utilizar Risperidona por períodos prolongados deberían evaluar periódicamente los riesgos a largos plazo y los beneficios del fármaco en forma individual para cada paciente.

Manía Bipolar: Monoterapia

Risperidona está indicado para el tratamiento a corto plazo de episodios mixtos o maníacos agudos asociados con el Trastorno Bipolar I. La eficacia de Risperidona se estableció en dos ensayos con control de placebo (3 semanas de duración) con pacientes que cumplían con los criterios DSM-IV para el Trastorno Bipolar I quienes comúnmente mostraban un episodio mixto o maníaco agudo con o sin características psicóticas.
Risperidona esta indicado en el tratamiento sintomático de trastornos de conducta u otras conductas disruptivas en niños, adolescentes y adultos con un funcionamiento intelectual inferior a la media o retraso mental en los cuales las conductas destructivas (por ej.:agresión, impulsividad y comportamientos autodestructivos) son prominentes.
Risperidona se encuentra indicado para el tratamiento de pacientes con autismo a partir de los 5 años.

POSOLOGIA Y MODO DE ADMINISTRACION:
Risperidona puede administrarse en comprimidos o en solución oral.

a.- Esquizofrenia

Cambio de otros antipsicóticos a Risperidona:
Cuando este clínicamente indicado, se recomienda la interrupción gradual del tratamiento previo mientras se inicia el tratamiento con Risperidona. También, cuando se cambie al paciente de antipsicóticos de depósito, se recomienda iniciar el tratamiento con Risperidona en lugar de la
siguiente inyección. La necesidad de continuar con medicación antiparkinsoniana debería reevaluarse periódicamente.
Adultos:
Risperidona puede administrarse 1 (una) ó 2 (dos) veces al día. Los pacientes deberían iniciar el tratamiento con 2 mg. por día de Risperidona. La dosis puede incrementarse a 4 mg. el segundo día. A partir de ese momento, la dosis puede mantenerse sin cambios, o ajustarse en forma individual en caso de ser necesario. La mayoría de los pacientes se benefician con dosis diarias entre 4 y 6 mg. Algunos pacientes pueden requerir una fase de titulación más lenta así como una dosis inicial y de mantenimiento menores.
Dosis mayores de 10 mg. por día no han demostrado ser superiores en eficacia a dosis menores y pueden producir síntomas extrapiramidales. No deberían usarse dosis mayores de 16 mg. por día ya que la seguridad de dosis mayores a las mencionadas no han sido evaluadas.
Se puede agregar una benzodiacepina a Risperidona cuando se requiera sedación adicional
Personas de edad avanzada:
Se recomienda una dosis inicial de 0.5 mg., 2 veces por día. Esta dosis puede ajustarse individualmente con incrementos de 0.5 mg., 2 veces por día hasta 1 ó 2 mg. 2 veces por día.
Risperidona es bien tolerado por pacientes de edad avanzada.
Ver en POSOLOGIA Y MODO DE ADMINISTRACION la sección “Instrucciones especiales de uso en pacientes de edad avanzada con demencia y síntomas psicóticos”
Niños:
No se tiene experiencia en niños menores de 15 años.
Insuficiencia renal y/o hepática:
Se recomienda una dosis inicial de 0.5 mg. 2 veces por día. Esta dosis puede ajustarse individualmente con incrementos de 0.5 mg., 2 veces por día hasta 1 ó 2 mg. 2 veces por día.
Risperidona debería usarse con precaución en este grupo de pacientes hasta que se tenga mayor experiencia.

b- Manía Bipolar – terapia adjunta
Se recomienda una dosis de inicio de 2 mg una vez al día. Esta dosis puede ser ajustada de manera individualizada en incrementos de 2 mg/día con una frecuencia no mayor a día por medio. La mayoría de los pacientes se benefician con dosis de 2 – 6 mg/día.

c- Manía Bipolar - monoterapia
Dosis Habitual
Risperidona debe administrarse en un esquema de una vez al día, comenzando con 2 mg a 3 mg por día. Los ajustes de la dosificación, si se indicaran, deben realizarse en intervalos de no menos de 24 horas y en aumentos/ disminuciones de la dosis de 1 mg por día según se estudió en los ensayos con control de placebo a corto plazo. En estos ensayos, la eficacia anti-maníaca a corto plazo (3 semanas de duración) se demostró en un rango de dosis flexible de 1-6 mg por día (ver FARMACOLOGÍA CLÍNICA – Ensayos Clínicos). Las dosis de Risperidona mayores a 6 mg por día no fueron estudiadas.
Terapia de Mantenimiento
No existe un conjunto de evidencia disponible de ensayos controlados para orientar a un médico clínico en el tratamiento a más largo plazo de un pacientes que mejora durante el tratamiento de un episodio maníaco agudo con risperidona. Si bien por lo general se acuerda que se desea un tratamiento farmacológico más allá de una respuesta aguda en manía, tanto para el mantenimiento de la respuesta inicial como para la prevención de nuevos episodios maníacos, no existen datos obtenidos sistemáticamente para respaldar el uso de risperidona en tal tratamiento a más largo plazo (es decir, más allá de 3 semanas de duración)
Uso Pediátrico
No se ha establecido la seguridad y eficacia de Risperidona en pacientes pediátricos con esquizofrenia o manía aguda asociada con el Trastorno Bipolar I.

d- Trastornos de conducta y conducta disruptiva
Pacientes con un peso > a 50 kg.
Se recomienda una dosis inicial de 0.5 mg una vez al día. Si fuera necesario, esta dosis puede ser ajustada de manera individualizada en incrementos de 0.5 mg/día con una frecuencia no mayor a día por medio. La dosis óptima es de 1 mg una vez al día para la mayoría de los pacientes. Algunos pacientes, sin embargo, pueden beneficiarse con una dosis diaria de 0.5 mg mientras que otros podrían requerir 1.5 mg/día.
Pacientes con un peso < 50 kg
Se recomienda una dosis inicial de 0.25 mg una vez al día. Si fuera necesario, esta dosis puede ser ajustada de manera individualizada en incrementos de 0.25 mg/día con una frecuencia no mayor a día por medio. La dosis óptima es de 0.5 mg una vez al día para la mayoría de los pacientes. Algunos pacientes, sin embargo, pueden beneficiarse con una dosis diaria de 0.25 mg mientras que otros podrían requerir 0.75 mg/día
Como con todos los tratamientos sintomáticos, el uso continuo de Risperidona debería ser evaluado y justificado periódicamente durante el mismo.

e- Autismo
La dosis de Risperidona debe ser individual de acuerdo con las necesidades y respuesta del paciente.
La dosis debe iniciarse con 0,25 mg por día para pacientes <20 kg y con 0,5 mg por día para pacientes ≥20 kg.
El Día 4, la dosis puede aumentarse en 0,25 mg para pacientes <20 kg y 0,5 mg para pacientes ≥20 kg.
Esta dosis debe mantenerse y se debe evaluar la respuesta aproximadamente el Día 14. Sólo en pacientes que no lograron una respuesta clínica suficiente se deben considerar aumentos adicionales de la dosis. Los aumentos de la dosis pueden continuar con intervalos de ≥ 2 semanas en aumentos de 0,25 mg para pacientes <20 kg y 0,5 mg para pacientes ≥20 kg.
En estudios clínicos, la dosis máxima estudiada no excedió una dosis total diaria de 1,5 mg en pacientes <20 kg, 2,5 mg en pacientes ≥20 kg, o 3,5 mg en pacientes > 45 kg.
Risperidona puede administrarse una vez al día (QD) o dos veces al día (BID).
Los pacientes que experimentan somnolencia pueden beneficiarse de un cambio en la dosificación de una vez al día (QD) a una vez al día por la noche (qHS) o dos veces al día (BID).
Una vez que se logró y mantuvo una respuesta clínica suficiente, se puede considerar la disminución en forma gradual de la dosis para alcanzar el equilibrio óptimo de eficacia y seguridad.
Se carece de experiencia en niños menores a los 5 años de edad.

f- Instrucciones especiales de uso en pacientes de edad avanzada con demencia y síntomas psicóticos
Si un paciente de edad avanzada con demencia, tuviera que ser medicado con Risperidona y siempre bajo estricta supervisión médica, por alucinaciones, agresividad, explosiones verbales, violencia física, u otros síntomas psicóticos se recomienda comenzar con una dosis de 0.25 mg. 2 veces al día. Esta dosis puede ajustarse individualmente mediante incrementos de 0.25 mg., 2 veces por día con una frecuencia no mayor a día por medio, en caso de ser necesario. La dosis óptima es de 0.5 mg. 2 veces al día para la mayoría de los pacientes. Una vez que los pacientes alcanzaron sus dosis terapéuticas, se debería evaluar la posibilidad de administrar la medicación, 1 vez al día. La necesidad de tratamiento debe ser establecida por médicos con experiencia en el diagnóstico y tratamiento de estos pacientes, y la continuidad del tratamiento debe volver a evaluarse en cada visita médica.

CONTRAINDICACIONES:
Risperidona se contraindica en pacientes con conocida hipersensibilidad a la risperidona o a cualquiera de los excipientes del producto.

PRECAUCIONES Y ADVERTENCIAS:
Debido a la actividad alfa-bloqueante de Risperidona , puede producirse hipotensión (ortostática), especialmente durante el período inicial de titulación de droga. Risperidona debería emplearse con precaución en pacientes con enfermedad cardiovascular conocida (por ejemplo: insuficiencia cardíaca, infarto de miocardio, anomalías en la conducción cardíaca, deshidratación, hipovolemia o enfermedad cerebrovascular) y la dosis debería ser gradualmente titulada como se recomienda en Posología y Administración. Si se produjera hipotensión se deberá considerar la posibilidad de reducir la dosis.
Las drogas antagonistas dopaminérgicas se han asociado a inducción de disquinesia tardía caracterizada por movimientos rítmicos involuntarios, predominantemente de la lengua y/o de la cara. Se ha reportado que la aparición de síntomas extrapiramidales es un factor de riesgo para el desarrollo de disquinesia tardía. Dado que Risperidona posee un potencial menor que los neurolépticos clásicos para inducir síntomas extrapiramidales, debería tener un riesgo reducido de inducir disquinesia tardía en comparación con los neurolépticos clásicos. Si aparecieran signos o síntomas de disquinesia tardía, se debería considerar la posibilidad de discontinuar toda medicación antipsicótica.
El sindrome de hipertermia maligna, caracterizado por hipertermia, rigidez muscular, inestabilidad autonómica, alteración de la conciencia y niveles elevados de CPK ha sido reportado con los neurolépticos clásicos. Signos adicionales pueden incluir mioglobinuria (rabdomiólisis) e insuficiencia renal aguda. En este caso, todas las drogas antipsicóticas, incluyendo Risperidona , deberían discontinuarse. Para recomendaciones posológicas especiales como pacientes de edad avanzada, pacientes con patología renal o hepática y pacientes con demencia, ver POSOLOGIA Y MODO DE ADMINISTRACION.
Se debe tener precaución cuando se prescriba Risperidona a pacientes con enfermedad de Parkinson ya que, teóricamente, puede causar un deterioro de la enfermedad.
Se sabe que los neurolépticos clásicos disminuyen el umbral convulsivo. Se recomienda precaución al tratar pacientes con epilepsia.
Los pacientes deben ser avisados que se abstengan de comer demasiado por la posibilidad de aumentar de peso.

Pacientes de edad avanzada con demencia
Mortalidad General:
Los pacientes de edad avanzada con demencia tratados con drogas antipsicóticas atípicas tienen mayor mortalidad en comparación con el placebo en un meta-análisis de 17 ensayos controlados de drogas antipsicóticas atípicas, incluyendo Risperidona. En los ensayos con control de placebo con Risperidona en esta población, la incidencia de la mortalidad fue del 4,0% para los pacientes tratados con Risperidona en comparación con el 3,1% para los pacientes tratados con placebo. La edad promedio (rango) de pacientes que murieron fue de 86 años (rango 67-100).
Uso concomitante con Furosemida:
En los ensayos Risperidona con control de placebo en pacientes de edad avanzada con demencia, se observó una mayor incidencia de mortalidad en pacientes tratados con furosemida más risperidona (7,3%, edad promedio 89 años, rango 75-97) cuando se comparó con los pacientes tratados con risperidona sola (3,1%; edad promedio 84 años, rango 70-96) o furosemida sola (4,1%; edad promedio 80 años, rango 67-90). El aumento en la mortalidad de pacientes tratados con furosemida más risperidona se observó en dos de los cuatro ensayos clínicos.
No se ha identificado un mecanismo fisiopatológico para explicar este hallazgo, y no se observó un patrón consistente de causa de muerte. Sin embargo, se debe tener precaución y se deben considerar los riesgos y beneficios de esta combinación antes de la decisión de uso. No hubo aumento de la incidencia de mortalidad entre los pacientes que tomaron otros diuréticos como medicamentos concomitantes con risperidona. Sin considerar el tratamiento, la deshidratación fue un factor de riesgo general de mortalidad y, por lo tanto, se debe evitar cuidadosamente en pacientes de edad avanzada con demencia.
Eventos Adversos Cerebrovasculares (CAE):
En los ensayos con control de placebo realizados en pacientes de edad avanzada con demencia hubo una mayor incidencia de eventos adversos cerebrovasculares, (accidentes cerebrovasculares y ataques isquémicos transitorios), incluyendo fatalidades, en pacientes tratados con Risperidona en comparación con los pacientes que recibieron placebo (edad promedio 85 años; rango 73-97).
Los médicos deben considerar los riesgos en relación a los beneficios cuando prescriben antipsicóticos, incluyendo Risperidona , a pacientes con Enfermedad de Parkinson o Demencia con Cuerpos Lewy (DLB) debido a que ambos grupos pueden estar en mayor riesgo del Síndrome Neuroléptico Maligno como así también de tener una mayor sensibilidad a los medicamentos antipsicóticos. La manifestación de este aumento de la sensibilidad puede incluir confusión, obnubilación, inestabilidad postural con caídas frecuentes, además de síntomas extrapiramidales.
La hiperglucemia o exacerbación de la diabetes pre-existente se ha informado en casos muy poco frecuentes durante el tratamiento con Risperidona . El monitoreo clínico adecuado es aconsejable en pacientes diabéticos y en pacientes con factores de riesgo para el desarrollo de la diabetes mellitus.
Uso durante el embarazo y la lactancia:
La seguridad de Risperidona para uso en humanos durante el embarazo no ha sido establecida. A pesar que en animales de laboratorio, risperidona no ha demostrado toxicidad reproductiva directa, se han observado algunos efectos indirectos mediados por la prolactina y el SNC. En ningún estudio se observó un efecto teratogénico directo. Por lo tanto Risperidona debería ser utilizado en el embarazo sólo cuando los beneficios superan a los potenciales riesgos.
En estudios en animales, risperidona y su metabolito 9 – hidroxi-risperidona fueron excretados por la leche materna. Por lo tanto mujeres recibiendo Risperidona no deberían amamantar
Efectos sobre la capacidad de conducir y/u operar maquinarias: Risperidona puede interferir con actividades que requieran alerta mental. Por lo tanto, se debería aconsejar a los pacientes que no conduzcan automóviles u operen maquinarias hasta conocer su susceptibilidad individual.
Interacciones:
El riesgo de emplear Risperidona en combinación con otras drogas no ha sido sistemáticamente evaluado. Debido a los efectos primarios de Risperidona sobre el SNC, debería usarse con precaución en combinación con otras drogas que actúen a nivel central
Risperidona puede antagonizar el efecto de levodopa y de otros agonistas dopaminérgicos.
Se ha demostrado que la carbamacepina disminuye los niveles plasmáticos de la porción antipsicótica activa de Risperidona . Se pueden observar efectos similares con otras drogas inductoras de las enzimas hepáticas. Al discontinuar la carbamacepina u otras drogas que estimulan enzimas hepáticas, se debería re-evaluar la posología de Risperidona y, en caso de ser necesario, disminuírla.
Fenotiazinas, antidepresivos tricíclicos y algunos B-bloqueantes pueden aumentar las concentraciones plasmáticas de risperidona pero no aquellas de la fracción antipsicótica. Fluoxetina puede aumentar las concentraciones plasmáticas de risperidona , pero menos respecto a la fracción antipsicótica. Cuando Risperidona se administra conjuntamente con otras drogas que se unen fuertemente a proteínas, no se produce un desplazamiento relevante de las proteínas plasmáticas de ninguna de las drogas.
Topiramato redujo modestamente la biodisponibilidad de la risperidona, pero no aquella de la fracción antipsicótica activa. Por lo tanto, esta interacción es improbable que sea de significancia clínica
Los alimentos no afectan la absorción de Risperidona .

EFECTOS COLATERALES:
Basados en la extensa experiencia clínica disponible, incluyendo tratamientos a largo plazo, Risperidona es generalmente bien tolerado. En muchas circunstancias ha sido difícil diferenciar los efectos colaterales de síntomas de enfermedades subyacentes. Los efectos colaterales asociados con el uso de Risperidona son los siguientes:
Comunes: insomnio, agitación, ansiedad, cefaleas.
Se ha reportado sedación más frecuentemente en niños y adolescentes que en adultos. En general la sedación es de carácter leve y transitoria.
Poco comunes: somnolencia, fatiga, mareos, falta de concentración, constipación, dispepsia, náuseas/vómitos, dolor abdominal, visión borrosa, priapismo, disfunción eréctil, disfunción eyaculatoria, disfunción orgásmica, incontinencia urinaria, rinitis, eritema y otras reacciones alérgicas.
Risperidona posee menor propensión a inducir síntomas extrapiramidales que los neurolépticos clásicos. Sin embargo, en algunos casos pueden producirse los siguientes síntomas extrapiramidales: temblor, rigidez, salivación excesiva, bradiquinesia, akatisia, distonía aguda. Estos son generalmente leves y reversibles con la reducción de la dosis y/o la administración de una medicación antiparkinsoniana, si fuera necesario.
Los efectos adversos observados en al menos 1% de los pacientes tratados con Risperidona con una dosis = ó < 10 mg/día incluyen los siguientes:
Trastornos Psiquiátricos: Insomnio, agitación, ansiedad, somnolencia y agresividad.
Sistema Nervioso Central: Síntomas extrapiramidales, cefalea y mareos.
Sistema Gastrointestinal: Constipación, nauseas, dispepsia, vómitos, dolor abdominal, sialorrea, dolor dentario.
Sistema Respiratorio: Rinitis, tos, sinusitis, faringitis, disnea.
Síntomas Generales: Dolor lumbar, dolor torácico y fiebre
Piel: Rash, piel seca y seborrea.
Infecciosas: Infección del aparato respiratorio superior
Visuales: Visión anormal
Trastornos Musculoesqueléticos: Artralgia
Sistema Cardiovascular: Taquicardia
Ocasionalmente, luego de la administración de Risperidona (véase Precauciones y Advertencias) se ha observado hipotensión (ortostática) y taquicardia (refleja) o hipertensión. Se ha reportado un leve descenso en el recuento de neutrófilos y/o plaquetas.
Risperidona puede inducir un incremento dosis-dependiente en la concentración plasmática de prolactina. Las manifestaciones posibles asociadas son: galactorrea, ginecomastia, trastornos menstruales, y amenorrea.
Se ha observado aumento de peso (véase Precauciones y Advertencias), edema y aumento de enzimas hepáticas durante el tratamiento con Risperidona .
Se han observado casos de accidente cerebrovascular durante el tratamiento con Risperidona .
En casos muy raros se han reportado hiperglucemia y exacerbación de diabetes preexistente durante el tratamiento con risperidona.
Como con los neurolépticos clásicos, ocasionalmente se ha reportado lo siguiente en pacientes psicóticos: intoxicación acuosa debida a polidipsia o a síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética (SSIHA), disquinesia tardía, síndrome de hipertermia maligna, disregulación de la temperatura corporal y convulsiones.

SOBREDOSIS:
Síntomas: En general, los signos y síntomas reportados han sido aquellos resultantes de una exageración de los efectos farmacológicos conocidos de la droga. Estos incluyen somnolencia y sedación, taquicardia e hipotensión, y síntomas extrapiramidales. Se han reportado sobredosis
de hasta 360 mg. La información disponible sugiere un amplio margen de seguridad. En sobredosis, se han reportado raros casos de prolongación del QT.
En caso de sobredosis aguda, se deberá considerar la posibilidad de compromiso con múltiples drogas.
Tratamiento: Se deberá establecer y mantener una vía aérea permeable, y asegurar una adecuada oxigenación y ventilación. Se deberá considerar el lavado gástrico (después de la intubación, si el paciente está inconsciente) y la administración de carbón activado junto con un
laxante. El monitoreo cardiovascular debería comenzar inmediatamente y debería incluir monitoreo electrocardiográfico continuo para detectar posibles arritmias.
No existe antídoto específico para Risperidona . Por lo tanto, se deberán administrar apropiadas medidas de sostén. Si se produjera hipotensión y colapso circulatorio, se deberán tratar con apropiadas medidas como líquidos intravenosos y/o agentes simpaticomiméticos. En caso de síntomas extrapiramidales severos, se debería administrar medicación anticolinérgica. Se deberá continuar con estrecha vigilancia médica y monitoreo hasta que el paciente se recupere.
En caso de sobredosis concurrir al centro asistencial más próximo o comunicarse con los Centros de Intoxicaciones.