Paroxetina

NOMBRES COMERCIALES
Paxil, Aropax, Motivan, Psicoasten, Frosinor, Seroxat.

INDICACIONES

Paroxetina está indicada para el tratamiento de la depresión.
Su eficacia se estableció en el tratamiento del episodio depresivo mayor en pacientes ambulatorios según criterios diagnósticos DSM IV.
Paroxetina también está indicado en trastornos de pánico con o sin agorafobia.
Paroxetina, está también indicado para el tratamiento de los síntomas de los trastornos de Ansiedad Social / Fobia Social.

ACCIÓN TERAPÉUTICA
Antidepresivo Inhibidor de la Recaptación de Sertonina (IRS). Código ATC N06AB05.

CARACTERÍSTICAS FARMACOLÓGICAS

Acción Farmacológica
Inhibidor selectivo de la recaptación de la serotonina. Paroxetina es un inhibidor de la recaptación de la serotonina (5-HT); está prácticamente desprovista de efecto directo sobre la recaptación de la noradrenalina, de la dopamina y del ácido gama-aminobutírico (GABA).
Contrariamente a la mayoría de los antidepresivos tricíclicos, paroxetina no tiene prácticamente afinidad por los receptores alfa 1 adrenérgicos, histaminérgicos H1, colinérgicos (muscarínicos) D1 y D2, 5HT1 y 5HT2, α2 y β-adrenérgicos, benzodiazepínicos y opioides. Esta selectividad de la paroxetina explica la escasa incidencia de algunos efectos adversos de tipo anticolinérgicos, sedativos o hipotensión ortostática.
Paroxetina exhibe las siguientes propiedades: ausencia de la alteración de la cantidad y duración del sueño, en una única toma matinal; ausencia de modificaciones de las funciones psicomotrices, ausencia de potenciación de los efectos depresores del alcohol; en voluntarios sanos, ausencia de modificaciones clínicamente significativas de la presión arterial, frecuencia cardíaca y del ECG.

Farmacocinética

Paroxetina controla la velocidad de liberación de la droga in vivo y tiene una cubierta entérica que demora el comienzo de la liberación de la droga hasta que el comprimido recubierto abandona el estómago.
En un estudio en el cuál 23 sujetos normales recibieron dosis orales únicas de paroxetina de Liberación Controlada en concentraciones de 12,5 mg; 25 mg; 37,5 mg y 50 mg; la Cmax y el ABC 0-inf incrementaron en forma no proporcional a la dosis. Los valores medios de Cmax y AUC 0-inf con estas dosis fueron 2,0; 5,5; 9,0 y 12,5 ng/ml y 121, 261, 338, y 540 ng.hr/ml, respectivamente.
El Tmax se observó entre 6 y 10 horas después de la dosificación, reflejando una reducción en la velocidad de absorción en comparación con las formulaciones de liberación inmediata.
La vida media de eliminación de paroxetina fue 15 a 20 horas para todos los rangos de dosis únicas utilizadas.
La biodisponibilidad de paroxetina de liberación controlada 25 mg no fue afectada por los alimentos.
Durante la administración repetida de paroxetina (25 mg/día), el estado estable se alcanzó dentro de las dos semanas (es decir que fue comparable al de las formulaciones de liberación inmediata). En un estudio con dosis repetidas en 23 sujetos normales (varones y mujeres) en el cual se administró paroxetina (25 mg/día), los valores de Cmax, Cmin y AUC 0-24 en estado estable fueron 30 ng/ml, 20 ng/ml y 550 ng.hr/ml, respectivamente.
Teniendo en cuenta los estudios realizados utilizando formulaciones de liberación inmediata, la exposición de la droga en estado estable teniendo en cuenta el AUC 0-24 fue mucho mayor que la predecible considerando los datos con dosis únicas. La acumulación en exceso se debe a que una de las enzimas encargadas de metabolizar a la paroxetina se saturan rápida y fácilmente.
Los estudios de proporcionalidad de dosis en estado estable realizados en pacientes de edad avanzada y en jóvenes, con dosis de 20 a 40 mg/día de la formulación de liberación inmediata en pacientes de edad avanzada con dosis de 20 a 50 mg/día en los jóvenes, no demostraron resultados lineales en las dos poblaciones, reflejando nuevamente una vía metabólica saturable. En comparación con los valores de Cmax obtenidos después de administrar 20 mg/día, los valores de Cmax obtenidos después de 40 mg/día resultaron ser 2 a 3 veces superiores al doble.
Paroxetina es extensamente metabolizada después de su administración oral. Los principales metabolitos son polares y productos conjugados de oxidación y metilación, siendo éstos rápidamente depurados. Predominan los conjugados con ácido glucurónico y sulfato. Los metabolitos principales de paroxetina han sido aislados e identificados. La potencia inhibitoria de la recaptación de serotonina de los metabolitos no supera en 1/50 a la potencia del compuesto original. El metabolismo de la paroxetina se lleva a cabo en parte a través del citocromo P450 2D6. La saturación de esta enzima, en dosis clínicas, parece ser responsable de la falta de linealidad en la cinética de la paroxetina al administrar dosis crecientes e incrementar la duración del tratamiento. El rol de esta enzima en el metabolismo de la paroxetina sugiere potenciales interacciones droga-droga.
Aproximadamente el 64% de una dosis de 30 mg en solución de paroxetina oral se excreta en orina (un 2% como compuesto original y un 62% como metabolitos) durante un período de 10 días después de la administración de la droga. Aproximadamente un 36% se excreta en las heces (probablemente por vía biliar), principalmente como metabolitos, y menos del 1% como droga no metabolizada durante un período de 10 días post administración.
Distribución: la distribución se realiza hacia todos los sitios del organismo, fundamentalmente hacia el sistema nervioso central, quedando sólo un 1% en el plasma.
Fijación a las proteínas plasmáticas: la fijación a las proteínas plasmáticas es del 95% aproximadamente. En condiciones clínicas, los niveles de paroxetina son normalmente inferiores a 400 ng/ml. Paroxetina no modifica el enlace proteico in vitro de la fenitoína o warfarina.
Pacientes con afecciones renales y hepáticas: las concentraciones plasmáticas de paroxetina incrementan en pacientes con disfunción hepática o renal. La concentración plasmática promedio en pacientes con clearance de creatinina inferior a 30 ml/min es aproximadamente cuatro veces superior que la observada en sujetos sanos. En pacientes con clearance de creatinina entre 30 y 50 ml/min y en pacientes con disfunción hepática se observa un aumento de dos veces en la concentración plasmática (ABC, Cmax).
Pacientes de edad avanzada: en un estudio con dosis múltiples en ancianos, administrando dosis diarias de 20, 30 y 40 mg de la fórmula de liberación rápida, los valores de la Cmin fueron aproximadamente un 70% a 80% mayores que las respectivas Cmin en sujetos más jóvenes. En consecuencia, la dosificación inicial en ancianos se debería reducir.

POSOLOGÍA

Trastorno Depresivo Mayor: la dosis inicial recomendada de Paroxetina es 20 mg/día administrada en una única dosis diaria, por lo general, por la mañana, en ayunas o no. Paroxetina en una dosis de 20 mg a 60 mg/día demostró ser efectiva en pacientes con trastorno depresivo mayor. En aquellos pacientes que no demuestren mejoría con la dosis de 20 mg puede ser conveniente un incremento gradual a razón de 10 mg por día, hasta llegar a un máximo de 60 mg/día. Las modificaciones de las dosis deben realizarse con intervalos de una semana.
Trastorno de Pánico: dosis inicial: Paroxetina se debe administrar en una dosis diaria única de 10 mg/día. Los incrementos subsecuentes deben realizarse a razón de 10 mg con intervalos de al menos una semana. La dosis máxima no debe superar los 60 mg/día.
Los pacientes con trastorno de pánico tratados a largo plazo con paroxetina de liberación rápida manifestaron una tasa menor de recidiva que los tratados con placebo. Los cambios en las dosis deben efectuarse con la finalidad de mantener al paciente con la dosis más baja posible.
Fobia Social: dosis inicial: Paroxetina se debe administrar en una dosis diaria única de 10 mg/día. Los incrementos subsecuentes deben realizarse a razón de 10 mg con intervalos de al menos una semana. La dosis máxima no debe superar los 40 mg/día.
Dosis en pacientes ancianos o débiles y pacientes con daño renal o hepático severo: En pacientes ancianos, débiles y/o con daño renal o hepático severo la dosis inicial recomendada de Paroxetina es de 10 mg/día. La dosis máxima no debe exceder los 40 mg/día.

MODO DE ADMINISTRACIÓN

Los comprimidos de Paroxetina no deben ser masticados ni triturados y se deben ingerir enteros con un poco de agua.

CONTRAINDICACIONES

Se contraindica el uso concomitante de Paroxetina en pacientes tratados con inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAOs) o con tioridazina.
Paroxetina se encuentra contraindicado en pacientes con hipersensibilidad al principio activo o a cualquier componente de la formulación.
No debe ser usada en menores de 18 años con Trastorno Depresivo Mayor (DSM IV).

ADVERTENCIAS

Los fármacos antidepresivos pueden incrementar el pensamiento suicida y la conducta suicida en niños, adolescentes y adultos jóvenes (hasta 24 años) portadores de depresión mayor y otras patologías psiquiátricas. Cada vez que deba considerarse la utilización de paroxetina u otro fármaco antidepresivo en niños o adolescentes, deberá realizarse un balance entre la necesidad clínica, los beneficios y los potenciales riesgos. Una vez comenzado el tratamiento, deberá realizarse un control estricto de la conducta del paciente, los cambios de la misma, de su estado de humor y los indicios de ideas y/o conducta suicida. Los familiares y/o cuidadores deberán ser advertidos sobre esto y solicitarles que realicen una marcada observación y pronta comunicación acerca de los cambios de conducta y/o humor.
El uso de antidepresivos con indicación aprobada por ensayos clínicos controlados con depresión mayor y otras condiciones psiquiátricas deberá establecerse en un marco terapéutico adecuado a cada paciente en particular. Esto incluye:
a) que la indicación sea hecha por especialistas que puedan monitorear rigurosamente la emergencia de cualquier signo de agravamiento o aumento de la ideación suicida, como así también cambios conductuales con síntomas del tipo de agitación;
b) que se tengan en cuenta los resultados de los últimos ensayos clínicos controlados;
c) que se considere que el beneficio clínico debe justificar el riesgo potencial.
Han sido reportados en pacientes adultos tratados con antidepresivos IRS o con otros antidepresivos con mecanismo de acción compartida tanto para el Trastorno Depresivo Mayor como para otras indicaciones (psiquiátricas y no psiquiátricas) los siguientes síntomas: ansiedad, agitación, ataques de pánico, insomnio, irritabilidad, hostilidad (agresividad), impulsividad, acatisia, hipomanía y manía. Aunque la causalidad ante la aparición de estos síntomas y el empeoramiento de la depresión y/o la aparición de impulsos suicidas no ha sido establecida existe la inquietud de que dichos síntomas puedan ser precursores de ideación suicida emergente.
Los familiares y quienes cuidan a los pacientes deberían ser alertados acerca de la necesidad de seguimiento de los pacientes en relación tanto de los síntomas descriptos como de la aparición de ideación suicida y reportarlo inmediatamente a los profesionales tratantes.
Dicho seguimiento debe incluir la observación diaria de los pacientes por sus familiares o quienes estén a cargo de sus cuidados.
Ensayos clínicos controlados no han mostrado eficacia y no pueden sustentar el uso de Paroxetina en niños con Trastorno Depresivo Mayor (DSM IV). Paroxetina no está indicada en menores de 18 años.
Si se toma la decisión de discontinuar el tratamiento la medicación debe ser reducida lo más rápidamente posible, pero teniendo en cuenta el esquema indicado para cada principio activo, dado que en algunos casos la discontinuación abrupta puede asociarse con ciertos síntomas de retirada.
Pacientes que recibieron otros inhibidores de la recaptación de serotonina en combinación con IMAOS, presentaron severas reacciones (en algunos casos fatales): hipertermia, rigidez, mioclonus, inestabilidad autonómica con fluctuaciones rápidas de los signos vitales, cambios del estado mental, incluso agitación extrema, delirio y coma. Estas reacciones se reportaron en pacientes que habían discontinuado el uso de la droga e iniciado en forma inmediata el tratamiento con IMAO, por lo que se deberá respetar estrictamente un lapso de dos semanas entre la interrupción de un tratamiento con IMAOS y el inicio con paroxetina y, del mismo modo, entre el cese de administración de paroxetina y el comienzo con IMAOS.
La administración de tioridazina produce una prolongación del intervalo QT, que puede asociarse con arritmias ventriculares severas, como ser arritmias del tipo "torsades de pointes" y muerte súbita. Dicho efecto aparentemente se vincula con la dosis. Un estudio in vivo sugiere que las drogas que inhiben el citocromo P450 2D6, como la paroxetina, elevan los niveles plasmáticos de tioridazina. Por lo tanto, se recomienda que la paroxetina no se utilice en combinación con tioridazina.

PRECAUCIONES

En las pruebas previas a la comercialización de paroxetina, se presentaron episodios de hipomanía o manía en alrededor del 1,0% de los pacientes unipolares tratados, en comparación con el 1,1% en los casos controles tratados con drogas activas y el 0,3% de los pacientes unipolares con placebo. En un subgrupo de pacientes catalogados como bipolares, la tasa de episodios maníacos fue 2,2% con paroxetina de Liberación Controlada, y del 11,6% en los grupos combinados de control activo. Entre los 760 pacientes con trastorno depresivo mayor o trastorno de pánico tratados con paroxetina de liberación controlada en los estudios clínicos controlados, no se reportaron eventos de manía o hipomanía. Tal como ocurre con todos los fármacos efectivos para el tratamiento del trastorno depresivo mayor, Paroxetina se debe utilizar con precaución en pacientes con antecedentes de manía.
Durante los estudios previos a la comercialización de paroxetina de liberación rápida, se observaron convulsiones en el 0,1% de los pacientes tratados con el fármaco. Dicha tasa resulta similar a la observada con otras drogas efectivas en el tratamiento del trastorno depresivo mayor. Paroxetina debe utilizarse con precaución en pacientes con antecedentes convulsivos e interrumpir su administración en pacientes que experimenten convulsiones.
La posibilidad de un intento de suicidio siempre existe en el trastorno depresivo mayor y puede persistir hasta que se produzca una remisión clínica importante. La terapia farmacológica inicial debe ser estrictamente supervisada en pacientes de alto riesgo.
Los estudios más recientes que sustentan las diversas indicaciones aprobadas para paroxetina de liberación rápida emplean un régimen de interrupción gradual y no abrupta del tratamiento que consiste en la paulatina reducción de la dosis diaria a razón de 10 mg utilizando intervalos semanales. Al llegar a la dosis de 20 mg diarios, los pacientes continuaron con dicha dosis durante una semana y luego se interrumpió el tratamiento. Siempre que ello sea posible, se recomienda interrumpir el uso del fármaco de manera gradual y no abrupta. En caso de que se presenten síntomas intolerables, al disminuir la dosis o al interrumpir el tratamiento, se puede considerar retomar la dosis originalmente prescripta. A continuación, el médico puede seguir disminuyendo la dosis pero en forma más gradual.
Se han reportado varios casos de hiponatremia con paroxetina. La hiponatremia tendió a desaparecer al interrumpir el tratamiento con paroxetina. La mayoría de estos casos se han dado en pacientes ancianos, algunos de ellos consumían diuréticos o presentaban trastornos hidroelectrolíticos.

Embarazo:
efectos teratogénicos: embarazo categoría D. Estudios preliminares indican que la paroxetina incrementa el potencial de riesgo de malformaciones congénitas.
Basados en estos datos, la categoría de embarazo para paroxetina es D.
Mujeres que estan siendo tratadas con paroxetina, que quedan embarazadas o estan cursando el primer trimestre de embarazo deben ser advertidas sobre los potenciales riesgos sobre el feto.
La discontinuación de la terapia con paroxetina o el cambio a otro antidepresivo debe ser considerado en dichas pacientes.

Uso en pacientes con enfermedades concomitantes:

Con pacientes cardíacos deberán tomarse las precauciones habituales.
Paroxetina se debe prescribir con precaución en pacientes con glaucoma de ángulo estrecho.
La evaluación de los electrocardiogramas de 682 pacientes a los que se les administró paroxetina en estudios doble ciego controlados con placebo, no demostraron que paroxetina posea relación con la aparición de anormalidades ECG significativas. De forma similar, paroxetina no ocasiona cambios importantes en el ritmo cardíaco ni en la presión sanguínea. El aumento en las concentraciones plasmáticas de paroxetina puede presentarse en pacientes con daño renal severo (depuración de creatinina <30 mL/min.) o en pacientes con daño hepático severo. En dichos pacientes debe utilizarse una dosis inicial inferior.

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS

Triptofano: tal como ocurre con otros inhibidores de la recaptación de serotonina, el uso simultáneo de Paroxetina con triptofano puede asociarse con síntomas de interacción. Se han reportado cefaleas, náuseas, sudoración y mareo. En consecuencia, no se recomienda el uso concomitante de Paroxetina y triptofano.
Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO): el uso concomitante de inhibidores de la recaptación de serotonina con un IMAO se ha asociado con hipertermia, rigidez, mioclonías, inestabilidad autonómica con fluctuaciones rápidas de los signos vitales, alteraciones del estado mental que incluyen confusión, irritabilidad, agitación extrema, progresando a delirio y coma. El uso concomitante de Paroxetina con inhibidores de la monoaminooxidasa se encuentra contraindicado, así como también dentro de los 14 días de haber discontinuado un tratamiento con un IMAO. Tampoco deberá iniciarse un tratamiento con un IMAO antes de transcurrir 14 días de interrumpido el tratamiento con Paroxetina.
Tioridazina: la administración de tioridazina produce una prolongación del intervalo QT, y se asocia con arritmias ventriculares severas, arritmias tipo "torsades de pointes" y muerte súbita. Dicho efecto aparentemente se vincula con la dosis. Un estudio in vivo sugiere que las drogas que inhiben el P450 2D6, tal como la paroxetina, elevan los niveles de plasma de la tioridazina. Por lo tanto, se recomienda que la paroxetina no se utilice en combinación con la tioridazina.
Anticoagulantes orales (Warfarina): la administración concomitante de paroxetina puede aumentar los niveles plasmáticos de los anticoagulantes y el riesgo de sufrir hemorragias. Se recomienda precaución durante la administración concomitante con paroxetina y controlar la tasa de protrombina y el INR, y eventualmente efectuar ajustes posológicos.
Pimozide: el uso de paroxetina en pacientes que están siendo tratadas con pimozide está contraindicado.
Sumatriptan: se ha informado que el uso de un inhibidor selectivo de recaptación de serotonina (ISRS) y sumatriptan puede producir debilidad, hiperreflexia e incoordinación. En consecuencia, si se considera necesario un tratamiento con sumatriptan y un ISRS se recomienda efectuar una cuidadosa vigilancia del paciente.
El uso concomitante de paroxetina con otros fármacos metabolizados por el citocromo P450 2D6 aún no se ha investigado formalmente, no obstante puede ser necesario realizar un ajuste posológico y requerirse dosis más bajas de paroxetina o de los otros fármacos.
Se recomienda extrema precaución cuando se administren en forma concomitante Paroxetina y otros fármacos metabolizados por esta isoenzima, por ejemplo, nortriptilina, imipramina, amitriptilina, desipramina y fluoxetina, neurolépticos fenotiazínicos (como perfenazina y tioridazina), antiarrítmicos del tipo 1c, (como propafenona, flecainida y encainida) u otros inhibidores de esta enzima como la quinidina.
En estado estacionario, cuando la isoenzima P450 2D6 se encuentra saturada, la depuración de paroxetina se produce a traves de otras isoenzimas P450 alternativas que no presentan saturación.
Las drogas capaces de inducir o inhibir las enzimas hepáticas metabolizadoras pueden afectar los parámetros farmacocinéticos y la metabolización de la paroxetina.
Durante la administración conjunta de paroxetina 30 mg/día con cimetidina oral (300 mg tres veces por día) se observó un incremento del 50% en la concentración de paroxetina. Por lo tanto, cuando estos fármacos se administren conjuntamente, la dosis inicial de 25 mg de Paroxetina deberá ajustarse de acuerdo con los efectos clínicos.
Se debe tener precaución al administrar antidepresivos tricíclicos (ATC) junto con Paroxetina, debido a que la paroxetina puede inhibir el metabolismo de los ATC. Puede resultar necesario controlar las concentraciones plasmáticas del ATC y eventualmente reducir la dosis de los ATC si se administran junto con Paroxetina.
Debido a que la paroxetina presenta una alta unión a las proteínas, la administración concomitante de Paroxetina con otra droga que esté muy vinculada a las proteínas puede ocasionar un incremento en las concentraciones libres de la otras drogas que también se fijan extensamente a las proteínas y ocasionar un incremento de la concentración de paroxetina libre o de la otra droga, determinando así potenciales efectos secundarios.
La administración conjunta de Paroxetina y litio debe realizarse con precaución.
La administración conjunta de Paroxetina y digoxina debe realizarse con precaución.
Paroxetina aumenta la concentración plasmática de prociclidina. Si se observan efectos anticolinérgicos, se debe reducir la dosis de prociclidina.
Se han informado niveles elevados de teofilina durante el tratamiento con paroxetina de liberación rápida. Si bien dicha interacción no se ha evaluado formalmente, se recomienda controlar los niveles de teofilina cuando estas drogas son administradas en forma conjunta.
Tratamiento Electroconvulsivante (TEC): no existen estudios clínicos sobre el uso combinado de TEC y Paroxetina.
Embarazo Categoría D: ver PRECAUCIONES.
Trabajo de Parto y Parto: se desconoce el efecto de paroxetina durante el trabajo de parto y el parto en humanos.
Madres en Etapa de Lactancia: tal como ocurre con muchos otros fármacos, la paroxetina se secreta en la leche materna, por lo tanto se desaconseja su empleo en madres que amamantan.
Empleo Pediátrico: no se ha comprobado la seguridad y eficacia en la población pediátrica.
Uso Geriátrico: los estudios farmacocinéticos evidenciaron una disminución de la eliminación en personas ancianas y se recomienda una dosis inicial inferior. Sin embargo, en términos generales no existieron diferencias en el perfil de eventos adversos entre pacientes ancianos y jóvenes. La efectividad fue similar en ambos casos. En un estudio controlado diseñado específicamente para pacientes ancianos con trastornos depresivos mayores, paroxetina de Liberación Controlada demostró ser segura y efectiva en dichos pacientes (> 60 de edad).

REACCIONES ADVERSAS

Eventos adversos observados usualmente (incidencia del 5,0 % o mayor):
Los eventos adversos más usuales asociados al uso de paroxetina fueron: eyaculación anormal, alteraciones visuales, constipación, libido reducida, diarrea, mareos, trastornos genitales femeninos, náuseas, somnolencia, sudor, trauma, temblor, bostezos. Los eventos adversos asociados al uso de paroxetina en pacientes ancianos fueron: eyaculación anormal, constipación, apetito disminuido, sequedad en boca, impotencia, infecciones, libido disminuida, sudoración y temblor.
En el grupo de estudios realizados en trastorno de pánico, los eventos adversos correspondientes fueron: eyaculación anormal, somnolencia, impotencia, libido disminuida, temblor, sudoración y trastornos genitales femeninos (por lo general, anorgasmia o dificultad para lograr el orgasmo).
Eventos adversos observados con una incidencia del 1% o mayor:
Efectos adversos informados con una incidencia del 1% o mayor entre los pacientes tratados con paroxetina de liberación controlada con edades comprendidas entre 18 y 65 años con trastorno depresivo mayor que participaron en dos estudios a corto plazo controlados con placebo (12 semanas). Dichos pacientes recibieron dosis de 25 a 62,5 mg/día.
Los efectos adversos producidos fueron los siguientes:
Generales: cefalea, astenia, infección, dolor abdominal, dolor de espalda, trauma, dolor, reacción alérgica.
Sistema cardiovascular: taquicardia, vasodilatación.
Sistema digestivo: náuseas, diarrea, sequedad en boca, constipación, flatulencia, apetito disminuido, vómitos.
Sistema nervioso: somnolencia, insomnio, mareo, libido disminuida, temblor, hipertonía, parestesias, agitación, confusión.
Sistema respiratorio: bostezos, rinitis, aumento de la tos.
Piel y anexos: sudoración, fotosensibilidad.
Sentidos especiales: visión anormal, alteración del gusto.
Sistema urogenital: eyaculación anormal, trastorno genital femenino, impotencia, infección del tracto urinario, trastorno menstrual, vaginitis.
Eventos adversos informados con una incidencia del 5% o mayor en pacientes de 60 a 88 años con trastorno depresivo mayor, que participaron en un estudio a corto plazo controlado con placebo (12 semanas). Estos pacientes recibieron una dosis de 10 a 50 mg/día.
Los efectos adversos producidos fueron los siguientes:
cefalea, astenia, trauma, infección.
náuseas, diarrea, sequedad en boca, constipación, flatulencia, apetito disminuido, dispepsia.
somnolencia, insomnio, mareo, libido disminuida, temblor.
Piel y sudoración.
eyaculación anormal, impotencia.
Efectos adversos informados con una incidencia del 1% o mayor entre pacientes de 19 a 72 años con trastorno de pánico tratados con paroxetina en un estudio a corto plazo controlado con placebo (10 semanas). Este grupo de pacientes recibió una dosis de 12,5 a 75 mg/día.
Los efectos adversos producidos fueron los siguientes:
Generales: astenia, dolor abdominal, trauma.
vasodilatación.
Sistema digestivo: náuseas, diarrea, sequedad en boca, constipación, apetito disminuido.
somnolencia, insomnio, nerviosismo, libido disminuida, temblor, hipertonía, ansiedad, agitación, mioclonía.
bostezos, sinusitis.
Piel y sudoración.
visión anormal, alteración del gusto.
eyaculación anormal, trastornos genitales femeninos, impotencia, frecuencia urinaria, trastornos micionales, vaginitis.
Desórdenes metabólicos-nutricionales: pérdida de peso.
músculo-esquelético: mialgia.
Efectos adversos vinculados con la dosis:
La comparación de la incidencia de efectos adversos en un estudio con dosis fija entre paroxetina y placebo en el tratamiento del trastorno depresivo mayor reveló que existe una clara vinculación entre la dosis de paroxetina de liberación rápida y algunos de los eventos más comunes.
Disfunción sexual masculina y femenina con ISRS:
Si bien los cambios en el deseo, el rendimiento y la satisfacción sexual por lo general ocurren como manifestaciones de un trastorno psiquiátrico, también pueden ser consecuencia del tratamiento farmacológico. Particularmente, existen evidencias que sugieren que los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) pueden inducir este tipo de experiencias sexuales negativas. Sin embargo, resulta dificultoso obtener datos confiables respecto de la incidencia y severidad de las experiencias negativas que tienen que ver con el deseo, el rendimiento y la satisfacción sexual.
Cambios en el peso y en los signos vitales:
La pérdida de peso en algunos pacientes puede presentarse como un resultado indeseable del tratamiento con paroxetina. Sin embargo, en los estudios clínicos controlados los pacientes tratados con Paroxetina de Liberación Controlada o con la fórmula de liberación rápida experimentaron una pérdida de peso mínima. No se observaron cambios significativos en los signos vitales (presión sanguínea sistólica y diastólica, pulso y temperatura) en los pacientes tratados con paroxetina de Liberación Controlada ni en los que recibieron la formulación de liberación rápida.
Cambios electrocardiográficos:
En un estudio controlado se evaluaron los registros electrocardiográficos de 682 pacientes tratados con paroxetina de liberación rápida y de 415 pacientes tratados con placebo y no se observaron cambios clínicos significativos en ningún caso.
Pruebas de funcionamiento hepático:
En estudios clínicos controlados con placebo, los pacientes tratados con Paroxetina de Liberación Controlada y placebo mostraron similares variaciones en los parámetros de funcionamiento hepático. No se observaron diferencias entre paroxetina y placebo con relación a las determinaciones de fosfatasa alcalina, SGOT, SGPT y bilirrubina. En un estudio clínico en pacientes ancianos con trastorno depresivo mayor, 3 de los 104 pacientes tratados con Paroxetina de Liberación Controlada y ninguno de los 109 tratados con placebo experimentaron una elevación clínicamente relevante en los niveles de transaminasas hepáticas. Dos de los pacientes tratados con paroxetina de Liberación Controlada abandonaron el estudio debido al funcionamiento hepático anormal y el tercer paciente normalizó los niveles de transaminasas al continuar el tratamiento.
Informes Post-comercialización: Los informes voluntarios de eventos adversos en pacientes tratados con paroxetina de liberación rápida que se han recibido desde su introducción al mercado y que no se indicaron más arriba y pueden no guardar relación causal con la droga son, entre otros, pancreatitis aguda, alteraciones en el funcionamiento hepático (necrosis hepática y elevación de transaminasas), síndrome de Guillain-Barré, necrólisis epidérmica tóxica, priapismo, síndrome de secreción inadecuada de hormona antidiurética, prolactinemia y galatorrea, síndrome neuroléptico maligno; síndromes extrapiramidales asociados con acatisia, bradicinesia, rigidez y rueda dentada, distonia, hipertonia, crisis oculogiras principalmente en asociación con el uso concomitante de pimozida, temblor y trismus; síndrome serotoninérgico, vinculado en ciertos casos con el uso concomitante de fármacos serotoninérgicos y con drogas que pueden alterar el metabolismo de la paroxetina (los síntomas incluyen agitación, confusión, diaforesis, alucinaciones, hiperreflexia, mioclonías, temblores y taquicardia), status epiléptico, falla renal aguda, hipertensión pulmonar, alveolitis alérgica, anafilaxis, eclampsia, neuritis óptica, porfiria, fibrilación ventricular, taquicardia ventricular (incluyendo "torsades de pointes"), trombocitopenia, anemia hemolítica y eventos relacionados con problemas hematopoyéticos (incluyendo anemia aplástica, pancitopenia, aplasia de médula ósea y agranulocitosis) y síndromes vasculíticos (tales como púrpura de Henoch-Schönlein). Se ha reportado un nivel elevado de fenitoína después de administrar durante 4 semanas paroxetina de liberación rápida concomitantemente con fenitoína y se informó hipotensión severa al agregar Paroxetina de liberación rápida al tratamientocrónico con metoprolol.
Abuso de drogas y dependencia:
Dependencia física y psicológica: No se ha estudiado el potencial de abuso, tolerancia o dependencia física de Neurotrox® CR en forma sistemática en animales ni en humanos. Los pacientes deben evaluarse con cuidado a fin de determinar si existen antecedentes de abuso de drogas y, en caso afirmativo, se debe efectuar un estricto seguimiento para establecer si existe un uso indebido de Paroxetina (por ejemplo, desarrollo de tolerancia, aumentos en las dosis, insistencia en obtener la droga).

SOBREDOSIFICACIÓN
Los eventos adversos comúnmente asociados a la sobredosis de paroxetina incluyen somnolencia, coma, náuseas, temblor, taquicardia, confusión, vómitos y mareos. Otros signos y síntomas destacables observados en casos de sobredosis con paroxetina (sola o junto con otras sustancias) incluyen midriasis, convulsiones (incluyendo status epiléptico), arritmias ventriculares (incluyendo "torsades de pointes"), hipertensión, reacciones agresivas, síncope, hipotensión, estupor, bradicardia, distonía, rabdomiolisis, síntomas de mal funcionamiento hepático (con inclusión de falla hepática, necrosis hepática, ictericia, hepatitis, y esteatosis hepática), síndrome serotoninérgico, reacciones maníacas, mioclonías, falla renal aguda y retención urinaria.
Ante la eventualidad de una sobredosificación, concurrir al hospital más cercano o comunicarse con los Centros de Toxicología.
Tratamiento: no existe un antídoto específico de la paroxetina. Estabilizar al paciente y mantener una adecuada ventilación y oxigenación; evacuación gástrica por emesis o lavado, en algunos casos puede administrarse 20 a 30 gramos de carbón activado cada 4 - 6 horas durante las primeras 24 - 48 horas posteriores a la investigación del fármaco; monitoreo cardíaco frecuente y control de signos vitales.

INFORMACIÓN PARA LOS PACIENTES

Se recomienda a los médicos tratar las siguientes cuestiones con los pacientes que inician el tratamiento con Paroxetina:
- Como administrar este medicamento: los comprimidos no deben masticarse ni triturarse y deben ingerirse enteros con un poco de agua.
- Interferencia con el desempeño cognitivo y motriz: todo fármaco psicoactivo puede alterar las habilidades intelectuales o motrices. Si bien en los estudios controlados Paroxetina no ha demostrado afectar el desempeño psicomotriz, se debe advertir a los pacientes que deben tener precaución al operar maquinarias peligrosas y al conducir vehículos, hasta tanto estén seguros de que el uso de Paroxetina no afecta su capacidad de desarrollar tales actividades.
- Cumplimiento del tratamiento: si bien es posible que los pacientes noten una mejoría durante el tratamiento con Paroxetina entre la primera y la cuarta semana, se les debe recomendar continuar el tratamiento.
- Medicación concomitante: los pacientes deben informar al médico si están tomando o planean tomar algún medicamento, prescripto o no, debido a que existen consecuencias posibles de interacciones con otras drogas.
- Alcohol: si bien no se ha demostrado que el fármaco pueda incrementar la alteración de las facultades mentales y motoras inducidas por el alcohol, se les debe recomendar a los pacientes evitar su ingesta durante el tratamiento con Paroxetina.
- Embarazo: las pacientes deben informar al médico si están embarazadas o si planean estarlo durante el tratamiento.
- Lactancia: las pacientes deben informar al médico si se encuentran en etapa de lactancia.
- Exámenes de laboratorio: no existe ningún análisis de laboratorio que específicamente pueda ser alterado.