Citalopram

NOMBRES COMERCIALES
Bexal, Celexa, Humorap, Prisdal, Seropram, Zentius.

ACCIÓN TERAPÉUTICA

Antidepresivo (Clasificación ATC N06 AB04). Inhibidor Selectivo de la Recaptación de Serotonina (ISRS).

INDICACIONES

Citalopram está indicado en el tratamiento del trastorno depresivo mayor (según DSM IV). También está indicado en el tratamiento del trastorno de pánico con o sin agorafobia y, en el tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC).

PROPIEDADES FARMACOLÓGICAS

Propiedades farmacodinámicas:
Mecanismo de acción: Estudios bioquímicos y sobre el compor tamiento han demostrado que el Citalopram es un inhibidor de la recaptación de Serotonina (5-HT). El tratamiento a largo plazo con Citalopram en ratas no provoca fenómeno alguno de tolerancia inducida. Citalopram es un inhibidor altamente selectivo de la recaptación de Serotonina (ISRS), con mínimo efecto sobre la captación
de Noradrenalina (NA), Dopamina (DA), y Ácido Gamma-Aminobutírico (GABA).
El Citalopram no posee o tiene muy baja afinidad a una serie de receptores, como ser 5-HT1A, 5-HT2, receptores dopaminérgicos D1 y D2 y los receptores alfa1, alfa2, beta adrenérgicos, histaminérgicos H1, colinérgicos muscarínicos, benzodiazepínicos y opioides. Una serie de ensayos funcionales “in vitro” en órganos aislados, así como estudios funcionales “in vivo” han confirmado la ausencia de afinidad a estos receptores.
Los principales metabolitos del Citalopram poseen propiedades de inhibidores de la recaptación de serotonina, aunque sus grados de potencia y selectividad son menore s a los del Citalopram. Los metabolitos no contribuyen al efecto antidepresivo total. Al igual que los antidepresivos tricíclicos, otros ISRS e IMAO, el Citalopram suprime el sueño REM e incrementa el sueño profundo de ondas lentas.
Propiedade s farmacocinéticas:
Absorción: La absorción es casi completa e independiente de la ingesta de comida (Tmáx promedio 3 horas). La biodisponibilidad oral es aproximadamente del 80%.
Distribución: El volumen aparente de distribución es aproximadamente 12 - 17 litros /kg. La unión a proteínas plasmáticas está por debajo del 80% para el Citalopram y sus principales metabolitos.
Biotransformación: El Citalopram es metabolizado a los metabolitos activos demetilcitalopram,
didemetil- citalopram, óxido-N- citalopram y un derivado del ácido propiónico deaminado inactivo. Todos los metabolitos activos son también ISRS, aunque más débiles que la droga madre. El Citalopram no modificado es el compuesto predominante en plasma. Las concentraciones de demetil-citalopram y didemetilcitalopram son generalmente del 30-50% y del 5-10% a las concentraciones
del Citalopram, respectivament e . La biotransformación del Citalopram a demetil - citalopram está mediada por la CYP2C19 (aproximadamente 60%), CYP3A4 (aproximadamente 30%) y CYP2D6 (aproximadamente 10%) (in vitro).
Eliminación: La vida media (T1/2 ß) es aproximadamente de un día y medio y e l clearance sistémico del Citalopram (C1s) es de 330 ml /minut o, con aproximadamente 20% debido a eliminación renal.
El Citalopram es principalmente excretado por vía hepática (85%) y el restante (15%) a través de los riñones. Aproximadamente un 12-23% de la dosis diaria es excretada en la orina como Citalopram no modificado. El clearance hepático (residual) es aproximadamente de 0,3 litros /minuto y el clearance renal de aproximadamente 0,05 - 0,08 litros/minutos.
La farmacocinética de la dosis única y la dosis múltiple de Citalopram son lineales y proporcional con la dosis en un rango de 10-60 mg /día. La biotransformación del Citalopram es principalmente hepática, con una vida media terminal promedio de aproximadamente 35 horas. Las concentraciones plasmáticas en estado de equilibrio a dosis única diaria son logradas en aproximadamente una semana.
En estado de equilibrio, el grado de acumulación del Citalopram en plasma, basado en la vida media, es esperar de ser 2,5 veces las concentraciones plasmáticas observadas después de una única dosis.
Pacientes ancianos (> 65 años) : En pacientes ancianos se ha demostrado una mayor vida media (1,5 - 3,75 días) y valores de clearance disminuidos (0,08 - 0,3 li tros /minuto) debido a una velocidad de metabolismo reducida.
Los valores de estado basal fueron dos veces más altos en los pacientes ancianos que los observados en pacientes jóvenes, tratados con la misma dosis.
Función hepática reducida: El Citalopram es eliminado más lentamente en pacientes con función hepática reducida. La vida media del Citalopram es aproximadamente el doble y las concentraciones de Citalopram en estado de equilibrio a una dosis dada serán aproximadamente el doble respecto a pacientes con función hepática normal (Ver Posología y forma de administración).
Función renal reducida: El Citalopram es eliminado más lentamente en pacientes con leve a moderada reducción de la función renal, sin impacto mayor alguno sobre la farmacocinética del Citalopram. Actualmente no hay información disponible para el tratamiento de pacientes con función renal severamente reducida (clearance de creatinina < 20 ml/min).

POSOLOGÍA Y FORMAS DE ADMINISTRACIÓN

Pacientes adultos:
Tratamiento del trastorno depresivo mayor: Se administra como única dosis diaria de 20 mg de Citalopram, generalmente con un incremento de dosis a 40 mg /día. Sin embargo, dependiendo de la respuesta individual del paciente y de la severidad de la depresión, la dosis puede incrementarse hasta un máximo de 60 mg diarios. Se debe administrar una vez por día, en la mañana o tarde, independiente de la ingesta.
Tratamiento del trastorno de pánico: Se recomienda administrar una única dosis diaria de 10 mg de Citalopram durante la primera semana de tratamiento, antes que la dosis se incremente a 20 mg diario s. La dosis puede posteriormente incrementarse hasta un máximo de 60 mg diarios, dependiendo de la respuesta individual del paciente.
Tratamiento del trastorno obsesivo-compulsivo (TOC): Se recomienda una dosis inicial de 20 mg diarios de Citalopram. La dosis puede aumentarse a intervalos de 20 mg a 60 mg diarios, si así fuese necesario, según criterio clínico.
Pacientes ancianos (mayores a 65 años de edad): La dosis inicial recomendada en pacientes ancianos es de 20 mg/día. La dosis puede incrementarse hasta un máximo de 40 mg diarios.
Niños y adolescentes (menores a 18 años de edad): La administración en pacientes menores a 18 años de edad no es recomendable, puesto que no ha sido aún establecida su seguridad y eficacia en esta población (ver Adver tencias y precauciones especiales de empleo).
Pacientes con insuficiencia renal: No es necesario un ajuste de dosis en los pacientes con insuficiencia renal leve a moderada.No se dispone de información sobre el tratamiento de pacientes con insuficiencia renal severamente reducida (Clearance creatinina <20 ml/minuto).
Pacientes con insuficiencia hepática: La dosis inicial recomendada en pacientes con función hepática reducida es de 20 mg /día. Estos pacientes no deberían recibir dosis mayores a 30 mg /día. Citalopram debe administrarse con precaución en pacientes con insuficiencia hepática.
Duración del tratamiento: El efecto antidepresivo usualmente se manifiesta después de 2 a 4 semanas de tratamiento. Debe continuarse durante un período de tiempo apropiado, usualmente de hasta 6 meses después de la recuperación. La continuación del tratamiento con Citalopram queda a criterio del profesional médico tratante.
El máximo de efectividad del Citalopram, en el tratamiento del trastorno de pánico, se alcanza después de aproximadamente 3 meses de tratamiento.
La discontinuación de la terapia con Citalopram debe realizar se gradualmente a lo largo de 2 semanas.
Forma de administración
Citalopram se administra como única dosis diaria, por la mañana o tarde, independiente de la ingesta.

CONTRAINDICACIONES

Citalopram está contraindicado en pacientes con conocida hipersensibilidad a la droga o a algunos de sus componentes.
Está contraindicado el uso concomitante con inhibidores de la monoamino-oxidasa (IMAO). Se han reportado casos serios y a veces fatales de reacciones en pacientes que estaban recibiendo un inhibidor selectivo de la recaptación de serotonina (ISRS) en combinación con un inhibidor de la mono-amino oxidasa (IMAO), incluyendo el inhibidor selectivo IMAO-B Selegilina y el IMAO reversible Moclobemida, tales como hipertemia, rigidez, mioclonus, inestabilidad autonómica con posibles fluctuaciones rápidas de los signos vitales y cambios del estado mental que incluyen
agitación extrema a delirio y coma. Estas reacciones han sido también observadas en pacientes que habían recientemente discontinuado el tratamiento con un ISRS y habían comenzado el tratamiento con un IMAO. Algunos casos presentaban características semejantes al síndrome neuroléptico
maligno. Asimismo, limitados datos en animales sobre los efectos del uso combinado de ISRS e IMAO sugieren que estos fármacos pueden actuar sinergísticamente elevando la presión sanguínea y evocar conducta excitatoria.
El tratamiento con Citalopram debe instaurarse después de 14 días de haber discontinuado el tratamiento con un IMAO. El tratamiento con IMAO puede iniciarse 14 días después de haberse discontinuado el tratamiento con Citalopram.
Tratamiento concomitante con pimozida (ver Interacciones medicamentosas y
otras formas de interacción).

ADVERTENCIAS Y PRECAUCIONES ESPECIALES DE USO
El uso de antidepresivos con indicación aprobada por ensayos clínicos controlados en adultos con Trastorno depresivo mayor y otras condiciones psiquiátricas deberá establecerse en un marco terapéutico adecuado a cada paciente en particular.
Esto incluye:
a) que la indicación sea realizada por especialistas que puedan monitorear rigurosamente la emergencia de cualquier signo de agravamiento o aumento de la ideación suicida, como así también cambios conductuales con síntomas del tipo de agitación;
b) que se tengan en cuenta los resultados de los últimos ensayos clínicos controlados;
c) que se considere que el beneficio clínico debe justificar el riesgo potencial.
Han sido repor tados en pacientes adultos tratados con antidepresivos ISRS o con otros antidepresivos con mecanismo de acción compartida tanto para el Trastorno depresivo mayor como para otras indicaciones (psiquiátricas y no psiquiátricas) los siguientes síntomas: ansiedad, agitación, ataques de pánico, insomnio, irritabilidad, hostilidad (agresividad), impulsividad, acatisia, hipomanía y manía. Aunque la causalidad ante la aparición de éstos síntomas y el empeoramiento de la depresión y/o aparición de impulsos suicidas no ha sido establecida existe la inquietud de que dichos síntomas puedan ser precursores de ideación suicida emergente.
Los familiares y quienes cuidan a los pacientes deberían ser alertados acerca de la necesidad de seguimiento de los pacientes en relación tanto de los síntomas descriptos como de la aparición de ideación suicida y repor tarlo inmediatamente a los profesionales tratantes. Dicho seguimiento debe incluir la observación diaria de los pacientes por sus familiares o quienes estén a cargo de sus cuidados. Si se toma la decisión de discontinuar el tratamiento la medicación debe ser reducida lo más rápidamente posible, pero teniendo en cuenta el esquema indicado para cada principio activo, dado que en algunos casos la discontinuación abrupta puede asociarse con ciertos síntomas de retirada.
La seguridad y eficacia en pacientes menores de 18 años no ha sido establecida.
Se recomienda considerar las siguientes advertencias y precauciones relacionadas con el grupo terapéutico de los ISRS (Inhibidores selectivos de la re captación de serotonina).
Niños y adolescentes (menores a 18 años de edad): Se desaconseja el uso de antidepresivos en niños y adolescentes menores de 18 años de edad. La conducta suicida y la hostilidad, fueron constatadas con más frecuencia en ensayos clínicos con niños y adolescentes tratados con antidepresivos frente a aquellos tratados con placebo.
Tratamiento de pacientes ancianos y pacientes con insuficiencia renal y/o hepática:
Ver Posología y forma de administración.
Uso concomitante con Inhibidores de la monoamino - oxidasa:
Ver Contraindicaciones.
Ansiedad paradojal : Algunos pacientes con trastorno de pánico pueden presentar un aumento de la ansiedad al inicio del tratamiento con antidepresivos. Esta reacción paradójica normalmente desaparece en el plazo de 2 semanas, durante la continuación del tratamiento. Se recomienda administrar una dosis inicial baja para reducir la probabilidad de un efecto ansiogénico (ver Posología
y forma de administración).
Hiponatremia: Se han repor tado casos de hiponatremia en asociación con el tratamiento con Citalopram, probablemente debido a la inapropiada secreción de la hormona antidiurética. Los pacientes con estos eventos se recuperaron con la discontinuación del tratamiento.
Manía: En pacientes con enfermedad maníaco-depresivo se podría obser var una activación de la fase maníaca. Si el paciente ingresara en una fase maníaca, se deberá discontinuar la administración del Citalopr am. Se recomienda administrar con precaución en pacientes con antecedentes de manía .
Convulsiones: Aunque en estudios en animales se ha obser vado que el Citalopram posee efectos anticonvulsivantes, el Citalopram no ha sido sistemáticamente evaluado en pacientes con desórdenes convulsivos. Al igual que con otros fármacos antidepresivos, se recomienda administrar con precaución en aquellos pacientes con antecedentes de convulsiones.
Síndrome serotoninérgico: Raramente se ha repor tado la ocurrencia de “síndrome serotoninérgico” en pacientes que estaban recibiendo inhibidores selectivos de la recaptación de Serotonina (ISRS). Una combinación de síntomas, posiblemente incluyendo agitación, confusión, temblor, mioclonías e hipertermia, podrían indicar el desarrollo de esta condición.
Hemorragia: Se han observado anormalidades en el sangrado cutáneo, tal como equimosis y púrpura, con la administración de los ISRS. Se aconseja administrar con precaución en los pacientes que están tomando ISRS, par ticularmente en concomitancia con drogas conocidas de afectar la función plaquetaria (por ejemplo antipsicóticos atípicos y fenotiazinas, la mayoría de los antidepresivos tricíclicos, ácido acetilsalicílico y drogas anti-inflamatorias no esteroides (AINEs),
así como también en pacientes con antecedentes de desórdenes del sangrado (ver Interacciones medicamentosas y otras formas de interacción).
Uso en pacientes con enfermedades concomitantes: La experiencia clínica con Citalopram en pacientes con ciertas enfemedades sistémicas concomitantes es limitada. Es por ello, que se recomienda utilizar con precaución en pacientes con enfermedades o condiciones que producen alteraciones de la respuesta metabólica o hemodinámica.
Aunque Citalopram no está asociado con el desarrollo de anormalidades clínicamente significativas del electrocardiograma (ECG), el Citalopram no ha sido sistemáticamente evaluado en pacientes con una historia reciente de infarto de miocardio o de inestabilidad cardíaca.
Hierba de San Juan (también conocido como hipérico , corazoncil lo) :
La administración concomitante de ISRS y remedios herbales que contengan Hierba de San Juan (Hypericum perforatum) puede aumentar la incidencia de reacciones adversas (ver Interacción con otros medicamentos y otras formas de interacción).
Terapia electro-convulsiva: No existen estudios clínicos que establezcan el riesgo o beneficio de utlizar en forma combinada la terapia electro-convulsiva y el Citalopram.
Diabetes: Al igual que con otros antidepresivos, el Citalopram puede modificar la respuesta a la glucosa, requiriéndose un eventual ajuste de dosis de la terapéutica antidiabética en los pacientes diabéticos; además, la enfermedad depresiva por sí misma podría afectar el balance de glucosa de los pacientes.
Reacciones de supresión: Ante la discontinuación de la terapia con Citalopram la dosis debe reducirse gradualmente durante un período de una o dos semanas para evitar posibles reacciones de supresión (ver Posología y forma de administración).
Abuso y dependencia: Estudios en animales sugieren que la posibilidad de incurrir en abuso es baja. Citalopram no ha sido sistemáticamente estudiado en humanos por su potencial para el abuso, tolerancia o dependencia física. Los datos clínicos y preclínicos no indican que el Citalopram cause dependencia. De todos modos, se recomienda administrar con precaución en pacientes con antecedentes de abuso de drogas y realizar un estrecho seguimiento de tales pacientes, observando
los posibles signos de mal uso o abuso del fármaco (por ejemplo desarrollo de tolerancia, incremento de la dosis, procurar conseguir el fármaco).

INTERACCIONES MEDICAMENTOSAS Y OTRAS FORMAS DE INTERACCIÓN
La biotransformación del Citalopram a demetil-citalopram es mediada por las iso-enzimas del sistema citocromo P450 CYP2C19 (aproximadamente 60%), CYP3A4 (aproximadamente 30%) y CYP2D6 (aproximadamente 10%). El Citalopram y el demetil-citalopram no revelaron un efecto inhibitorio sobre CYP3A4, pero sugirieron ser inhibidores débiles de CYP1A2, CYP2C19 y CYP2D6.
Es por esto que es de esperar que el Citalopram posea mínimo efecto inhibitorio sobre el metabolismo in vivo mediado por la Citocromo P450. Sin embargo, como no hay disponible hasta el momento, datos de estudios clínicos farmacocinéticos, se debe tener en consideración la posibilidad que el clearance de Citalopram esté disminuido cuando es administrado con un inhibidor potente
de CYP3A4 (por ejemplo, ketoconazol, itraconazol, fluconazol o eritromicina), o un potente inhibidor de CYP2C19 (por ejemplo omeprazol). Los niveles de Citalopram en estado de equilibrio no resultaron significativamente diferentes en metabolizadores pobres y en metabolizadores extensivos 2D6, después de la administración de Citalopram a dosis múltiple, sugiriendo que es improbable que la co-administración de Citalopram con una droga que inhibe al CYP2D6, posea efectos clínicamente significativos sobre el metabolismo del Citalopram.
Pimozida: La co-administración de una única dosis de pimozida 2 mg en pacientes tratados con Citalopram racémico 40 mg /día durante 11 días causó aumento del área bajo la curva y el Cmax de pimozida, aunque no fue consistente a lo largo de todo el estudio. La co-administración de pimozida y Citalopram resultó en un aumento promedio del intervalo QTc de aproximadamente 10 msegundos. Debido a la interacción observada a bajas dosis de pimozida, la administración concomitante
de Citalopram y pimozida está contraindicada.
Alcohol: Estudios clínicos no revelaron interacciones farmacodinámicas adversas entre el Citalopram y el alcohol. De todos modos, no se recomienda la combinación de los ISRS y el alcohol.
Cimetidina: Pacientes que habían recibido 40 mg /día de Citalopram durante 21 días en combinación con 400 mg /día de cimetidina durante 8 días resultó en un incremento del AUC de Citalopram y Cmax de 43% y 39% respectivamente. La significancia clínica de estos hallazgos es desconocida.
Litio y triptofano: Estudios de interacción farmacocinética entre el litio y el Citalopram no revelaron interacciones farmacocinéticas. Tampoco se han encontrado interacciones farmacodinámicas en estudios clínicos realizados con Citalopram, administrado concomitantemente con el litio. Puesto que el litio puede intensificar los efectos serotoninérgicos del Citalopram, la administración concomitante de Citalopram con estas drogas debería ser realizada con precaución. Los niveles plasmáticos de litio deben ser controlados ajustándose la dosis de litio, siguiendo lineamientos clínicos apropiados.
Metoprolol: Un estudio de interacción farmacocinética-farmacodinámica sobre la administración concomitante de Citalopram y metoprolol (un sustrato de CYP2D6) demostró el incremento en dos veces de las concentraciones de metoprolol, sin observar se incremento estadísticamente significativo respecto al efecto del metoprolol sobre la presión sanguínea y la frecuencia cardíaca en voluntarios sanos.
Drogas serotoninérgicas: La co-administración de Citalopram con drogas serotoninérgicas (por ejemplo tramadol, sumatriptan) podría ocasionar la intensificación de los efectos asociados a la 5-HT.
Hierba de San Juan (también conocido como hipérico o corazoncillo): Interacciones dinámicas podrían producirse tras la administración concomitante de los ISRS y la Hierba de San Juan (Hypericum per foratum, también conocido como hipérico o corazoncillo), resultando en un incremento de efectos indeseables.
Estudios de interacción farmacocinética han demostrado que durante el tratamiento con Citalopram, se produce sólo una débil inhibición de la esparteína oxigenasa (CYP2D6), mientras que la mefenitoína oxigenasa (CYP2C19) no fue influenciada por el tratamiento con Citalopram.
Fenotiazinas y antidepresivos tricíclicos: Se realizaron e studios de interacción farmacocinética con levomepromazina (inhibidor de la CYP2D6, prototipo de las fenotiazinas) e Imipramina (inhibidor par cial de CYP2D6, prototipo de ant idepresivos tricíclicos). No se hallaron interacciones farmacocinéticas de importancia clínica. Sin embargo, la concentración de la desipramina, metabolito de la imipramina, se incrementó en aproximadamente un 50%. De todos modos, se recomienda co-administrar con precaución Citalopram con antidepresivos tricíclicos.
Warfarina: Un estudio de interacción del Citalopram con la warfarina (sustrato de CYP3A4 y CYP2C9) demostró que es improbable que el Citalopram tenga algún efecto sobre la farmacocinética y la farmacodinamia de la warfarina.
Digoxina: En un estudio de interacción farmacocinética, el Citalopram no causó ningún cambio en la farmacocinética de la digoxina.
Carbamazepina: Un estudio de interacción a dosis múltiple de carbamazepina (sustrato de CYP3A4) y Citalopram demostró que es improbable que el Citalopram posea algún efecto sobre la farmacocinética de la carbamazepina y su metabolito epóxido de carbamazepina. Aunque los niveles plasmáticos de Citalopram no se vieron afectados, se debe tener en consideración la posibilidad que la carbamazepina puede incrementar el clearance del Citalopram, si estas dos drogas son
co-administradas.
Clozapina: El Citalopram no ocasionó cambios significativos en el nivel plasmático de la clozapina (sustrato de CYP1A2) durante la co-administración.
Ketoconazol: La co-administración de ketoconazol (inhibidor potente de CYP3A4) no modificó la farmacocinética del Citalopram.
Teofilina: En un estudio de interacción farmacocinética, el Citalopram no afectó la farmacocinética de la teofilina la cual es metabolizada por la CYP1A2 y en un grado menor por la CYP2E1 y CYP3A.
Triazolam: No se observó interacción farmaco cinética entre el Citalopram y sustrato de CYP3A4 triazolam.
Carcinogénesis, mutagenesis, deterioro de la fertilidad: Basado en los resultados de los estudios de toxicidad en reproducción (segmento I, II y III), no existe especial preocupación por el uso de Citalopram en mujeres fértiles. Citalopram aparece en la leche en pequeñas concentraciones. Estudios de embriotoxicidad en ratas con dosis de 56 mg /kg /día, la cual ocasiona toxicidad maternal demostró anomalía ósea en la región de la columna vertebral y costillas. El nivel plasmático maternal resultó 2-3 veces la concentración terapéutica en el hombre. Citalopram no tuvo efectos sobre la fertilidad, el embarazo y el desarrollo postnatal en ratas pero disminuyó el peso de las crías al nacimiento. Citalopram y sus metabolitos alcanzaron concentraciones fetales 10-15 veces el nivel plasmático maternal. La experiencia clínica del uso en mujeres embarazadas y durante la lactancia el limitada.
Citalopram no posee potencial mutagénico ni carcinogénico.
Uso durante el embarazo y lactancia:
Embarazo: La experiencia clínica sobre el uso de Citalopram durante el embarazo es limitada. Por lo tanto, se desaconseja su administración a menos que el médico tratante considere que el potencial beneficio justifica el potencial riesgo hacia el feto.
El uso de ISRS durante el tercer trimestre del embarazo puede ocasionar efectos tales como trastornos neuro-conductuales en el recién nacido.
Los siguientes efectos se reportaron en neonatos de madres a las que se les administró ISRS hasta el momento del nacimiento: Distress respiratorio, apnea, convulsiones, inestabilidad de la temperatura corporal, vómitos, hipoglucemia, hipotonía, hiperreflexia. Estos podrían indicar efectos serotoninérgicos como así también síndrome de supresión. La administración de los ISRS no deben ser discontinuados abruptamente si son utilizados durante el embarazo.
Lactancia: El Citalopram es excretado a través de la leche materna. Se estima que el lactante recibe aproximadamente 5% de su peso en relación a la dosis diaria materna (en mg /kg). No se han obser vado o, tan sólo mínimos eventos han sido obser vados en los lactantes tales como somnolencia, disminución del apetito y pérdida de peso en asociación con la lactancia de madres en tratamiento con Citalopram. Sin embargo, la información existente es insuficiente para evaluar el riesgo sobe el lactante. No debe utilizarse Citalopram durante la lactancia. Si el médico considera necesario su empleo suspenderá la lactancia.
Efectos sobre la habilidad para conducir y utilizar maquinarias:
El Citalopram no deteriora la función intelectual y actividad psicomotora del paciente.
No obstante, en los pacientes a quienes se prescribe medicación psicotrópica puede esperarse que tengan alguna alteración en la capacidad de concentración y atención general, y deberían ser advertidos sobre su capacidad para manejar vehículos u operar maquinarias.

REACCIONES ADVERSAS
Los efectos adversos observados más comúnmente con el uso de Citalopram fueron:
Efectos adversos asociados con suspensión del tratamiento:
Ocasionales (1 al 10%):
Organismo en general: Astenia.
Trastornos gastrointestinales: Náuseas, boca seca, vómitos.
Trastornos a nivel del sistema nervioso central y periférico: Vértigo
Trastornos psiquiátricos: Insomnio, somnolencia, agitación.
Efectos adversos descriptos en pacientes tratados con Citalopram:
Frecuentes (mayor del 10%):
Trastornos a nivel del sistema nervioso autónomo: Boca seca, incremento en la sudoración.
Trastornos a nivel gastrointestinal: Náuseas.
Trastornos psiquiátricos: Somnolencia, insomnio.
Ocasionales (1 al 10%):
Trastornos a nivel del sistema nervioso central y periférico: Temblor.
Trastornos a nivel gastrointestinal: Diarrea, dispepsia, vómitos y dolor abdominal.
Organismo en general: Fatiga, fiebre.
Trastornos a nivel del sistema musculoesquelético: Artralgia, mialgia.
Trastornos psiquiátricos: Ansiedad, anorexia, agitación, decrecimiento de la libido, acción de bostezar.
Trastornos a nivel del sistema respiratorio: Infecciones del tracto respiratorio superior, rinitis, sinusitis.
Urogenital: Trastornos en la eyaculación, impotencia, dismenorrea.
Piel y faneras: Erupción maculopapulosa, prurito.
Otros eventos observados durante la evaluación poscomercialización de Citalopram:
Se ha estimado que más de 30 millones de pacientes han sido tratados con Citalopram desde su introducción al mercado. Aunque han sido descriptos sin relación causal al tratamiento con Citalopram, los siguientes eventos adversos fueron reportados por estar temporalmente asociados
al tratamiento con Citalopram y no habían sido descriptos anteriormente: falla renal aguda, acatisia, reacción alérgica, anafilaxis, angioedema, coreoatetosis, precordialgia, delirio, disquinesia, equimosis, necrólisis epidérmica, eritema multiforme, hemorragia gastrointestinal, convulsiones por gran mal, anemia hemolítica, necrosis hepática, mioclonía, síndrome neuroléptico maligno, nistagmo, pancreatitis, priapismo, hiperprolactinemia, disminución de la protrombina, QT prolongado, rabdomiólisis, síndrome serotoninérgico, aborto espontáneo, trombocitopenia, trombosis, arritmia ventricular, “torsades de pointes” y síndrome de abstinencia.

SOBREDOSIFICACIÓN
Síntomas: Los casos considerados relacionados sólo al Citalopram muestran el siguiente patrón. A dosis por debajo de 600 mg podría obser varse síntomas leves de náuseas, mareos, vómitos, taquicardia, temblor, somnolencia; a dosis mayores a 600 mg podrían ocurrir convulsiones dentro de las pocas horas posteriores a la ingestión. Otros síntomas usualmente observados con la sobredosis de Citalopram, solo o en combinación con otras drogas y/o alcohol incluyen sudoración y taquicardia sinusal. Raramente se observó amnesia, confusión, coma, convulsiones, hiper ventilación, cianosis, rabdomiolisis, cambios en el electrocardiograma (incluyendo prolongación de la onda QT, ritmo nodal, arritmia ventricular y un posible caso de Torsade de pointes). Se han repor tado muy pocos casos fatales.
Tratamiento: No hay antídoto específico. El tratamiento es sintomático y de soporte. El lavado gástrico y el uso de carbón activado debería realizarse tan pronto como sea posible después de la ingestión. Se recomienda observar cuidadosamente al paciente y controlar los signos cardíacos y vitales.
Ante la eventualidad de una sobredosficación, concurrir al hospital más cercano o comunicarse con los Centros de Toxicología.